Podología general

Rama de la podología que tiene por objetivo el tratamiento de las distinta alteraciones y patologías que surgen del día a día de las personas.

QUIROPODOLOGÍA
PODOLOGÍA DERMATOLÓGICA

Quiropodología

En el Centro Atlántico, en su primera visita al servicio de quiropodología, el especialista al cargo, realiza una valoración general del pie, centrándose en el motivo de consulta y realizando los tratamientos necesarios para la resolución del problema. Valorando en último lugar si es necesaria la derivación a otra unidad para solucionar su problema de manera definitiva.

Hiperqueratosis o queratopatías
Problemas ungueales
Talones agrietados

Hiperqueratosis o queratopatías

DUREZAS · CALLOS · CALLOSIDADES · CLAVOS · “OJOS DE GALLO” · ETC.

También denominadas como durezas, callos, callosidades, clavos o “ojos de gallo”, se encuentran de una manera más frecuente en la planta de los pies y en los dedos. Tienen un aspecto amarillento y grueso, ademaás de un tacto rugoso. Pudiendo llegar a ser muy dolorosas según la zona donde se encuentren y su tamaño.

¿Por qué aparecen?

Son consecuencia de una acumulación de células muertas en un área concreta del pie, lo que da lugar al consiguiente endurecimiento de la dermis y posterior formación de la callosidad.
Suelen aparecer en aquellas zonas del pie que reciben mucha presión o fricción continuas, por parte del calzado.

Por eso cuando tratamos una queratopatía debemos de tener en cuenta si la presión o fricción que la produce tiene su origen en un segmento óseo, lo que se relaciona con que siempre salga en el mismo sitio.

¿Hay tratamiento definitivo para que no vuelvan a aparecer?

Según la dureza y la zona donde se encuentre, podremos optar por distintas vías de tratamiento, partiendo del preventivo, a través de tratamientos de podología general, descargas, ortesis plantares o digitales hasta quirúrgico, en aquellos casos en los que el dolor sea incapacitante y se quiera plantear una solución definitiva.

hiperqueratosis

Problemas ungueales

Consecuencia de un mal crecimiento de la uña, enclavamientos ungueal, cambios en la coloración, aumento del grosor, fragilidad, aparición de manchas ungueales todo ello provocado por microtraumatismos de repetición (típicos en la actividad deportiva), microorganismos, infecciones o la propiedad edad del paciente.

Talones agrietados

Otro de los principales motivos de consulta son los talones agrietados o resecos. Debemos de tener en cuenta que la piel del talón es una de las zonas del cuerpo que soporta más presión y fricción, además la piel del pie es la que más comúnmente sufre sequedad debido a factores como el tipo de calzado, enfermedades de base o medicaciones. Todos estos factores provocan que la piel se reseque y llegue a desarrollar grietas, las cuales, pueden provocar dolor e incluso sangrar.

SÍNTOMAS QUE NOS INDICAN UNA MALA HIDRATACIÓN

Exceso de rugosidad y grietas

Enrojecimiento o rubor

Sensación de escozor o irritación en la zona

Tacto áspero

La piel de la zona del talón es mucho más gruesa que la piel localizada en el resto del cuerpo, por ello, muchas veces no es suficiente solo con la aplicación de cremas hidratantes y es necesario una serie de tratamientos podológicos para normalizar y mejorar el estado de la misma.

FORMA DE PROCEDER EN CENTRO ATLÁNTICO

Podología dermatológica

En muchos sentidos, las anomalías dermatológicas del pie requieren una evaluación con exactamente los mismos principios que en otras localizaciones del cuerpo. A pesar de ellos, cabe destacar que muchas enfermedades de la piel del pie son causadas directamente por alteraciones funcionales, como una mala pisada, movimientos del ciclo de la marcha y factores tales como calzado, la fricción y los efectos de la presión del día a día

Como en cualquier enfermedad dermatológica, una evaluación cuidadosa es la clave para hacer un diagnóstico preciso.

LAS 3 ETAPAS DEL PROCESO DE EVALUACIÓN

PRINCIPALES PROBLEMAS DERMATOLÓGICOS DEL PIE

Hongos
Uñas encarnadas
Enfermedades no infecciosas en uñas
Papilomas
Dermatitis
Dermatitis

Hongos

La infección por hongos en los pies se denomina micosis, mientras que en las uñas se denomina onicomicosis. Ambas son infecciones provocadas por organismos microscópicos que habitan en la zona plantar o interdigital del pie, y que provocan brotes por enrojecimiento y picor. Los hongos suelen ser más frecuentes en personas que sufren de hiperhidrosis (excesiva sudoración) y que utilizan calzado no transpirable.

En Centro Atlántico el diagnóstico se realizará a través de un cultivo, que nos informará exactamente de qué microorganismos son los que están provocando el problema y nos permitirá instaurar con mayor exactitud un tratamiento adecuado.

Para prevenir esta enfermedad contagiosa, es necesario realizar una estricta higiene personal y prestar atención a factores como la sudoración, ya que, son de difícil tratamiento y se caracterizan por presentar brotes y variar su sintomatología en función de múltiples factores. Además, según el estadio y área afectada se procede mediante distintos tratamientos.

En el siguiente enlace puedes ver un artículo del blog del Hospital Clínica Benidorm en donde el Dr. Luis E. Guerra Castro profundiza más en este tema tan interesante: https://www.clinicabenidorm.com/hongos-unas-pies/

hongos

Uñas encarnadas (Onicocriptosis)

Siendo uno de los problemas recurrentes en nuestras consultas las onicocriptosis o lo que conocemos de manera coloquial como uña encarnada. Esto ocurre cuando uno o los dos laterales de la uña se clavan en la piel al crecer.

Este proceso, se puede llegar a alargar en el tiempo, y pasar de una simple irritación local, a presentar un componente inflamatorio con dolor y en casos de mayor gravedad desarrollar un cuerpo granulomatoso, predisponente de infecciones. Para ponerle solución, nuestros especialistas, proceden a evaluar el estadio en el que se encuentra la patología y valorar el origen del problema. Realizando una exposición del mejor tratamiento y teniendo en cuenta que siempre cabe la posibilidad de solucionar el problema de una manera definitiva.

El protocolo seguido en Centro Atlántico para la resolución definitiva de las uñas encarnadas y que estas no se vuelvan a clavar es el siguiente:

  1. Consulta con el especialista y posibilidad de fijar fecha para la intervención
  2. Intervención, pudiendo el paciente volver por su propio paso
  3. 3 curas, 1 cada 4 días y alta

Enfermedades de las uñas no infecciosas: Aumento de grosor y cambios de coloración

El crecimiento, el aspecto de la uña y su entorno pueden alterarse por múltiples procesos patológicos locales o sistémicos, así como por el efecto de tóxicos, medicamentos, productos químicos y traumatismos. La lámina ungueal (uña) es relativamente insensible a los efectos nocivos externos, mientras que la matriz ungueal, al ser un tejido con una alta actividad mitótica, es extremadamente sensible a cualquier tipo de influencia externa que altere el crecimiento celular. Ello conlleva que las alteraciones ungueales raramente son la consecuencia de una influencia directa sobre la placa ungueal. Casi siempre el proceso desencadente de la sintomatología es una afección primaria de la matriz, que provoca una alteración en la formación, cornificación o adherencia de la lámina ungueal.

1. Matriz ungueal o “raíz de uña”

Es muy sensible a cualquier tipo de influencia externa, como golpes, microtaumatismos, calzados muy apretados, lacas ungueales, etc. En caso de ser dañada dará lugar a uñas distróficas, que aparentemente dan la sensación de presentar infecciones por hongos pero que en realidad presentan una alteración de la matriz. Dichas alteraciones pueden ser irreversibles.

enfermedades-unas-ungueales

2. Lámina ungueal o “uña”

Zona más consistente del complejo ungueal, la cual, en caso de presentar problemas o alteraciones, raramente son por alteraciones que se den directamente sobre ella, suelen venir derivados de la matriz.

Hoy en día todavía existen alteraciones patológicas de la lámina ungueal cuyo mecanismo patogénico no está totalmente definido, y en algunos casos concretos no se ha ido más allá de meras suposiciones. Para establecer el diagnóstico de las lesiones de la uña, la observación y la clasificación morfológica del fenómeno clínico ocupan sin duda el primer eslabón diagnóstico. Seguidamente son importantes los datos de la anamnesis y del laboratorio, así como cualquier hallazgo clínico adicional, que se utilizarán para el diagnóstico diferencial.

Papilomas

Cuando hablamos de papiloma o verrugas plantares, nos referimos a una serie de lesiones, que aparecen de manera más común en la planta del pie y son consecuencia del Virus del Papiloma Humano (VPH). Se trata de lesiones con relieve, muy contagiosas y se confunden de manera común con las típicas queratopatías (durezas, callosidades) que aparecen en la planta del pie. Tienen periodos de incubación muy oscilantes, llegando del mes a los 6 meses , dependiendo del estado inmunológico del paciente. Su contagio suele darse de manera más frecuente en piscinas, gimnasios y duchas públicas y la población más predisponente por su tipo de actividad suelen ser los niños y adolescentes.

Para tratar este tipo de lesiones, nuestros especialistas realizan una revisión de la superficie afectada, profundidad papilomatosa y número de papilomas, seleccionando el mejor tratamiento y adjuntando al paciente desde el primer día de consulta una guía clínica sobre el virus del papiloma humano, donde se le explican todos los pasos a seguir para su completa eliminación.

papiloma en pie

Dermatitis

Se trata de una afección común que tiene muchas causas y se presenta de muchas formas. Usualmente implica piel seca y con comezón o un sarpullido en la piel hinchada y enrojecida. El término dermatitis engloba un gran número de patologías de carácter inflamatorio que afectan a la piel y pueden estar desencadenadas por múltiples factores, tanto internos como externos. Los tipos de dermatitis más comunes son: dermatitis atópica, dermatitis de contacto y dermatitis serborreica, entre otras muchas.

podología dermatológica

Otros problemas que afectan al pie

Otros problemas a tener en cuenta y que también afectan al pie, pero en mucha menor medida:

  • Enfermedades inflamatorias de la piel
  • Infecciones bacterianas y ectoparasitarias
  • Tumores cutáneos benignos y malignos

CITA PREVIA

Déjanos tus datos y te llamaremos para confirmar la cita
o llámanos directamente al 986 10 10 02.

LLAMAR POR TELÉFONO

    Nombre*:
    Teléfono*:
    Correo electrónico*:
    Fecha preferida:

    De conformidad con lo que establece la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por LUIS EMILIO GUERRA CASTRO, con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada. Para más información consultar la política de privacidad.