Deformidades de los dedos menores

Dedos en garra, dedos en mazo y dedos en martillo

Las deformidades de los dedos menores son uno de los problemas más comunes del pie, representando el 34 % de todas las afecciones de pie y tobillo en pacientes adultos.

Te explicamos cómo tratarlas.

Este tipo de deformidad suele venir acompañada de lesiones tipo queratopatías (callosidades o clavos) en la parte superior o entre lo dedos. Siendo estas lesiones muy dolorosas y obligando al paciente a acudir cada cierto tiempo a retirarlas.

Deformidad del dedo del pie

Ejemplo real de deformidad en dedo.

Este tipo de deformidad suele venir acompañada de lesiones tipo queratopatías (callosidades o clavos) en la parte superior o entre lo dedos. Siendo estas lesiones muy dolorosas y obligando al paciente a acudir cada cierto tiempo a retirarlas.

OTROS NOMBRES QUE RECIBEN LAS DEFORMIDADES DE LOS DEDOS

Dedo en garra – dedo en mazo – dedo en martillo – supraducto
dedo deformado pie – deformidad dedos pie – dedo flotante
clavo dedo – dolor dedo

¿Qué es un dedo en garra, mazo o martillo?

Un dedo en garra, mazo o martillo se trata de un tipo de deformidad en la que uno o más de los 3 huesos que forman cada dedo pierden su posición habitual, adoptando una posición muy elevada y provocando dolor por el roce con el calzado o entre ellos.

Pie con deformidad en dedo menor
Dedo en garra

Ejemplo real de dedos en garra.

¿Por qué aparecen los dedos en garra, mazo o martillo?

Los dedos en garra, mazo o martillo pueden aparecer por múltiples razones, pero las más habituales son:

  • Uso de calzado estrecho.

  • Abuso en el uso de tacones.

  • Desajustes entre la musculatura superior e inferior del pie.

  • Deformidades del primer dedo como los juanetes.

  • Enfermedades de base como la artrosis.

¿Cómo se tratan los dedos en garra, mazo o martillo de manera definitiva?

El primer paso será, mediante una radiografía y tras valoración del profesional, clasificarlos en flexible, semiflexible o rígido.

Una vez clasificados, se procede mediante una intervención en la cual, según el grado de deformidad, se realizarán una serie incisiones de 2-3 mm para su corrección definitiva.

Cirugía Mínimamente Invasiva
Radiografía de cirugía mínimamente invasiva del pie

Otras preguntas frecuentes sobre la operación dedos en garra, mazo o martillo

Esta intervención se realiza mediante anestesia local, realizando un bloqueo únicamente del dedo a intervenir.

De todas formas, si el paciente lo desea, se puede realizar una ligera sedación para que esté lo más cómodo posible.

Sí, nuestros pacientes operados de dedos en garra, mazo o martillo salen caminando por su propio pie el mismo día de la intervención, únicamente ayudados por una sandalia de suela rígida y plana que le proporcionamos nosotros.
Una de las bases de la cirugía mínimamente invasiva es que no utilizamos elementos de osteosíntesis (ni tornillos ni agujas), ya que por las angulaciones en las que realizamos las correcciones y los vendajes correctivos posteriores no son necesarios.
No, el dolor postoperatorio en cirugía mínimamente invasiva para las deformidades de los dedos menores es nulo o casi nulo.

Un porcentaje alto de pacientes no llegan a necesitar medicación en las semanas posteriores a la intervención y, en aquellos casos en los que el paciente note alguna molestia, dicha molestia es perfectamente controlable con medicación oral durante unos días.

El postoperatorio dura de 2 a 3 semanas, en función de las correcciones realizadas, y consistirá en utilizar la sandalia que nosotros le proporcionamos al paciente y realizar una cura semanal. Pasado este tiempo podremos volver al calzado de uso habitual.
VENTAJAS DE LA Cirugía Mínimamente Invasiva

CITA PREVIA

Elige la forma de contacto preferida para realizar tu consulta o solicitar cita previa.

986 10 10 02

LLAMAR

986 10 10 02

ENVIAR WHATSAPP

Formulario de contacto

Enviar mensaje

José Millán, 3. Pontevedra

Cómo llegar